Home » Archivi, Tonalestate 2011

Messaggio di Manuel Gómez Granados

3 agosto 2011 Nessun Commento

Manuel Salvador Gómez Granados, filosofo e giornalista, attualmente lavora alla Camera dei Deputati messicana. Da sempre al fianco di gruppi, movimenti e persone della società civile impegnate in un lavoro teso a una più equa redistribuzione delle ricchezze e a favore della dignità umana, ha partecipato a diverse edizioni del Tonalestate. Impossibilitato, in questi giorni, a spostarsi dal suo Paese ha inviato un messaggio che, con gratitudine, pubblichiamo.

México DF agosto de 2011.

Dra María Paola Azzali, Presidenta de la Asociación Tonalestate

Querida María Paola:

Masacres y Genocidios,  auri sacra fames, maldita hambre de oro. Con esa famosa frase de Virgilio, el Tonalestate de este año 2011 quiere reflexionar e interpelar al mundo en una de las llagas que hoy padecemos. En efecto, la insaciable hambre de más bienes materiales enfrenta a hermanos contra hermanos, a padres contra hijos, a hijos contra padres, a paisanos contra paisanos, a países contra países.

Paradójicamente, el proceso de avance científico técnico de la humanidad también ha contribuido a perfeccionar los métodos para llevar a cabo los nuevos genocidios. En el caso de México, cincuenta mil muertos por la guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado, la tercera parte de la población con hambre, una creciente insolidaridad contra los migrantes, la persistencia de la impunidad y un individualismo que nos califica como liberales salvajes así como el encono y el conflicto que debilitan mucho más el tejido social, nos caracterizan en el momento actual.

El retrato no sería completo ni justo si no añadimos otros dos elementos: una falta de conciencia social que se recrudece en las generaciones más jóvenes y la retirada silenciosa y acelerada del mensaje del Evangelio, que es lo que podría salvarnos.

Lo anteriormente descrito es verdad, pero no es toda la verdad. Quedan visos de humanidad que nos permiten conservar la esperanza para poder decir que no todo lo humano está perdido. Como el pequeño resto de Israel, existen en México testimonios de personas que luchan por la paz, por la justicia, por la vida. El elenco podría ser largo; sólo a modo de ejemplo menciono a tres padres de familia que perdieron a sus hijos y en lugar de entregarse al odio, a la venganza, al sufrimiento, han constituido movimientos que luchan por la vida: Isabel Wallace, Alejandro Martí y Javier Sicilia. Ellos, junto con muchos otros, constituyen la esperanza de otro México, de un México en el que podamos oponer al genocidio y la masacre, el amanecer de un nuevo día en el que sea posible respetar y amar al ser humano.

Suena a utopía, alguno dirá incluso que es una vana ilusión, quizás parezca alienación en las condiciones del México actual, pero, como escribió Charles Peguy:

«Pero la esperanza, dice Dios, esto sí que me extraña,
me extraña hasta a Mí mismo,
esto sí que es algo verdaderamente extraño.
Que estos pobres hijos vean cómo marchan hoy las cosas
y que crean que mañana irá todo mejor,
esto sí que es asombroso y es, con mucho,
la mayor maravilla de nuestra gracia.

Yo Mismo estoy asombrado de ello.
Es preciso que mi gracia sea efectivamente de una fuerza increíble
y que brote de una fuente inagotable
desde que comenzó a brotar por primera vez
como un río de sangre del costado abierto de mi Hijo…»

Con este mensaje saludo de todo corazón a los organizadores, expositores y participantes del Tonalestate, y con nostalgia les mando un cordial saludo y les deseo mucho éxito.

Manuel Gómez Granados

Lascia un commento!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.