Home » Archivi, Comunicati Stampa, Tonalestate 2014

¿Qué es el Tonalestate? Intervención Conferencia de Prensa 12 de julio de 2014

19 luglio 2014 Nessun Commento

¿Qué es el Tonalestate? Lleva el nombre de un lugar, porque remonta al hecho de reunirse, en aquellos lugares, de una Compañía de personas de cualquier origen, religión, condición social y cultural, unidos por el deseo, y diría por la urgencia humana, de salir del individualismo, sea ello acomodado o sufrido e indiferente.

Es el obrar, en una semana cultural, juntos, para no ser abrumados por la amenaza que la realidad nos presenta, por el peligro de la aniquilación de lo humano, sino volver a encontrar y hacer experiencia de un vínculo que une a los hombres, una fraternidad que a menudo, regresando a quien la puso en el corazón del hombre, aún como pregunta y deseo, llamamos ágape.

Es el obrar hecho de pensamiento, de obras, de creatividad, de investigación, de experiencias sociales, educativas y también políticas, de convivencias juveniles, de ayuda a las necesidades materiales y espirituales en las más diversas, cercanas y lejanas latitudes.

Cada año el  Tonalestate se da un tema, en el cual los invitados traen su aportación, una aportación que pueda provocar preguntas, prospectar reflexiones, cambios, debates y encuentros también con experiencias extremas, humanamente delicadas, en las que podamos ser provocados a una acción aún más decidida y madura y donde cada quien pueda ser protagonista y no espectador y pueda ya vislumbrar un pedazo de humanidad nueva.

Es el obrar de personalidades (y aquí tengo que agradecer a los amigos presentes, el profesor Marcello Buiatti, el historiador Aldo Giobbio y el periodista Raniero la Valle) que en el transcurso del tiempo y con cierta docilidad al imprevisto, han conocido, participado e incluso contribuido a que el Tonalestate, junto con los muchos jóvenes que cada año y con gratuidad lo construyen, se volviera, en estos 13 años, la maravilla que ahora es.

Su reunirse, desde muchos lugares lejanos, junto a todos los que quieran con ellos compartir ese mismo espíritu, habitantes locales o turistas de la temporada, es una pequeña semilla que podrá crecer, en tiempos y espacios diversos, si cada quién se vuelve protagonista y continuador.

Así ha sido: a partir de Tonalestate, nacido como asociación cultural en el año 2001 por la iniciativa, infatigable y llena de amor hacia los jóvenes, del profesor Giovanni Riva, han surgido Centros Culturales en El Salvador, en México, en Japón, en Honduras, en Francia y en Italia. Nunca nos hemos dejado detener por la pobreza material y la necesidad de buscar financiamientos para llevar adelante esta experiencia.

Todas esas presencias, cientos a lo largo de estos 13 años, las pueden buscar en el sitio del Tonalestate que les invito a que visiten: allí podrán encontrar, mejor que en mis pobres palabras, el eco y la emoción de la historia del Tonalestate.

3 El tema de la edición 2014: este año en el Tonalestate, del 4 al 7 de agosto, se hablará de Historia, un tema importante, enorme en su amplitud y profundidad, y se hablará así como es típico de nuestro espíritu, lleno de interrogantes, de provocaciones, de implicación personal, en fin: una semana en la que no nos quedaremos tranquilos en nuestra posible indiferencia y en nuestro satisfecho individualismo.

En primer lugar, quisiéramos poner a la Historia muchas preguntas, acerca del tiempo y del espacio, del principio y del fin, de todo el dolor y la humillaciones que los seres vivientes, generación tras generación, han tenido que sufrir. Quisiéramos preguntarle el porqué de la muerte y de las muertes injustas, quisiéramos preguntarle si el miedo y el terror tendrán que acompañar continuamente a las madres, a los padres, a los niños, quisiéramos preguntarle si de veras existen el bien y el mal, de dónde traen origen, y cómo de veras nació la vida, los hombres y esta nuestra tierra amada y que sufre. Finalmente, quisiéramos preguntarle si existe un futuro feliz hacia el cual tender, si caminamos sobre un círculo sin vía de salida o más bien sobre una línea que va hacia un fin.

Para nosotros, mujeres y hombres mortales y débiles ante la Historia que se nos muestra  eternamente existente, estas preguntas parecen  estar llenas de espera: ¿es sin embargo un terreno por investigar donde el hombre de buena voluntad podrá distinguirse? O frente a la Historia, a su desenvolverse, el hombre es impotente espectador débil y frágil hasta llegar a preguntarse: “¿por qué tengo qué colaborar a que el mundo siga adelante, si nunca hay nada bueno, nada por el cual valga la pena la existencia?”

La Historia, al parecer, no se conmueve ante el grito del hombre como nos dice la poesía de Montale, transcrita en el manifiesto de Tonalestate, le hacen falta noticias, pero ahí está el hombre que, una vez más, se pregunta, en el silencio, frente a la Historia, bruta facta, los crudos hechos, que no atañen ni el cielo ni la tierra como decía el proverbio griego, pero el hombre indignado se detiene y desde ahí puede renacer lo nuevo, podrá quizá suceder que a la desesperación pueda contraponer aquel anhelo de esperanza jamás suprimido, una pregunta por el bien dirigida a la Historia, ¿podrá quizá suceder esto a toda creación hoy y en el porvenir? ¿También para quienes hoy son víctimas del mal ajeno, de un mal apocalíptico como lo son las guerras, los bombardeos, las invasiones, las torturas, las masacres? Y si de veras no atañe ni el cielo ni la tierra ¿a qué se refiere? ¿Se relaciona quizá con aquella irreprimible pregunta de bien que cada quien lleva en sí? Por supuesto, una respuesta, aunque no sepamos responder, debe de haber, respuesta simple mas no fácil, como simple y no fácil es toda necesidad que el hombre encuentra en sí y fuera de sí. Es como si tuviéramos la sed y no existíera el agua para satisfacerla.

Ante este enigma del mal, mal de la historia y en la historia, “enigma del irreducible sufrimiento” como escribió Paul Ricoeur, no estamos ni en la posición del optimismo ni en la de la desesperación absoluta; estamos, más bien, en la de un realismo que pone la cuestión del misterio de esa nostalgia de bien que llevamos en el corazón, esa nostalgia del totalmente Otro.

Nuestros amigos presentes nos ayudarán, aquí y en Ponte di Legno y Passo del Tonale, a profundizar y desarrollar esta breve introducción, gracias.

Lascia un commento!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.