Home » Archivi, Tonalestate 2014

¿Es un tema la historia?

25 agosto 2014 Nessun Commento

http://www.excelsior.com.mx/opinion/manuel-gomez-granados/2014/08/16/976501

Manuel Gómez Granados

16/08/2014

Desde hace 14 años, la Asociación Tonalestate, fundada en 1967 por Giovanni Riva, celebra en agosto un encuentro cultural en Italia. Allí se dan cita jóvenes, sindicalistas, políticos, investigadores, periodistas, intelectuales y líderes religiosos de muchos países: Japón, Francia, España, México, El Salvador, Guatemala, Honduras e Italia.

El encuentro celebra la dignidad humana en una compañía que reconoce al otro como un don y lo acoge porque es persona. Por eso, de manera interdisciplinar, se abordan ideas y experiencias que interpelan a la conciencia de la humanidad.

Este año, el encuentro dirigido por Paola Leoni y presidido por María Paola Azzali, se dedicó a la historia. El lema fue Bruta facta, —los hechos desnudos y crudos— acompañado por un proverbio griego: “No tiene que ver ni con el cielo ni con la tierra”, y con la poesía La historia de Eugenio Montale.

Comenzó con una serie de interpelaciones: “A la historia quisiéramos hacerle muchas preguntas, sobre el tiempo y el espacio, sobre los inicios y el final. Quisiéramos preguntarle dónde habitan, ahora, todo el dolor y todas las humillaciones que los seres vivientes, generación tras generación, han tenido que padecer…”.

Allá se encuentra uno a un cardenal, a un rabino, a un periodista, a un político, a un joven o a un anciano minero. Y también organizan conciertos, exposiciones, obras de teatro y convivencia. Todo para construir la memoria —que es trabajo de la inteligencia— y evocar los recuerdos —que son temas del corazón—.

Las exposiciones versaron del sentido teológico de la historia, de los vencidos, de los retos actuales, de la utopía, entendida como pasión por lo que es posible.

Un viejo minero contó: a los 20 años salí de Italia porque no había trabajo y teníamos mucha hambre. Nos fuimos a las minas en Bruselas, tuvimos que aprender otro idioma, otro oficio, otra cultura, ¿a quién debo perdonar? ¿A Italia que me expulsó por no darme oportunidades ni trabajo o al país que me acogió y me obligó a sudar, sufrir y trabar mucho? ¿A quién debo pedir perdón? Cuando veo lo que hace mi país con los migrantes que les cierra las puertas y los deporta, las lágrimas me brotan y recuerdo cuando llegué a otro país buscando trabajo. Por eso les digo: no les cierren las puertas, ábranles el corazón, acójanlos. Son seres humanos que buscan sobrevivir.

La historia no está fatalmente determinada, su protagonista es la persona. Emil L. Fackenheim, escribió: “Dios renuncia a su omnipotencia al crear el mundo de los hombres. Esta renuncia necesaria, esta retracción de Dios, equivale a abandonar la historia a las fuerzas del bien y, sobre todo, del mal que mana de la libertad humana”.

Quizá por eso, Boaventura de Sousa señala: “…es necesaria una nueva teoría de la historia que cumpla dos objetivos: por un lado, que amplíe el presente de modo que dé cabida a muchas de las experiencias sociales que hay desperdiciadas, marginadas, desacreditadas, silenciadas por no corresponder a lo que, en el momento, es constante con la práctica dominante. Por otro lado, que encoja el futuro de modo tal que la exaltación del progreso —que con tanta frecuencia se convierta en realismo cínico— sea sustituida por la búsqueda de alternativas a la vez utópicas y realistas”.

Frente al horror de las malas noticias y la desesperanza, una reunión que habla de dignidad humana y propone sufrir con los que sufren y gozar con los que gozan es una esperanza.

*Analista

manuelggranados@gmail.com

Lascia un commento!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.